martes, 27 de septiembre de 2011

Guardiola prende la "mecha" y provoca un incendio en Barcelona

Las declaraciones efectuadas por Pep Guardiola en las que defendía la gestión de Joan Laporta en sus siete años al frente del Barcelona han agitado de mala manera los despachos del Camp Nou. Desde la cúpula de la entidad han admitido estar “absolutamente perplejos” ante una actuación “incomprensible” del técnico azulgrana y entendida como un “ataque directo” al actual presidente azulgrana, Sandro Rosell. De puertas hacia afuera se intentará normalizar el asunto de la mejor forma posible, pero en el seno de la entidad han tomado nota ante lo que entienden como “una peligrosa alianza entre Laporta, Cruyff y Guardiola”, quienes precisamente coincidieron en una comida hace unos días.

Laporta, junto a siete de sus ex directivos, fue condenado a avalar 24 millones de euros por las pérdidas generadas en sus primeros días de mandato en 2003 y que la anterior junta intentó cargar a los gobiernos de Enric Reyna y Joan Gaspart. El denunciante fue Vicenç Pla, un socio jubilado del Barcelona que, en la vista oral, demostró no tener ni idea de lo que estaba denunciando. Laporta siempre vio la mano de Rosell en dicha maniobra, algo que nadie pudo demostrar.

Las declaraciones efectuadas por Pep Guardiola la noche del sábado en las que defendía la gestión de Joan Laporta en sus siete años al frente del Barcelona han agitado de mala manera los despachos del Camp Nou. Desde la cúpula de la entidad han admitido estar “absolutamente perplejos” ante una actuación “incomprensible” del técnico azulgrana y entendida como un “ataque directo” al actual presidente azulgrana, Sandro Rosell. De puertas hacia afuera se intentará normalizar el asunto de la mejor forma posible, pero en el seno de la entidad han tomado nota ante lo que entienden como “una peligrosa alianza entre Laporta, Cruyff y Guardiola”, quienes precisamente coincidieron en una comida hace unos días.

Laporta, junto a siete de sus ex directivos, fue condenado a avalar 24 millones de euros por las pérdidas generadas en sus primeros días de mandato en 2003 y que la anterior junta intentó cargar a los gobiernos de Enric Reyna y Joan Gaspart. El denunciante fue Vicenç Pla, un socio jubilado del Barcelona que, en la vista oral, demostró no tener ni idea de lo que estaba denunciando. Laporta siempre vio la mano de Rosell en dicha maniobra, algo que nadie pudo demostrar.

Desde el entorno del ex presidente confiesan que el ahora diputado del Parlament está “muy mal y algo desesperado” ante la situación que le viene encima. Y Guardiola, lejos de esquivar el bulto, decidió tomar partido tras el encuentro ante el Atlético de Madrid en una acción del todo inesperada: “No sé cómo acabará esto, pero sé que la anterior directiva está sufriendo mucho y no se lo merecen”.

Las palabras del técnico azulgrana, la persona mejor valorada del barcelonismo, han "defraudado" a la directiva de Rosell, que insiste en que la denuncia contra Laporta vino de un socio de la entidad, por lo que aseguran que poco o nada pueden hacer. “Ya nos gustaría a nosotros que Laporta devolviera todo el dinero que malgastó, pero no nos corresponde”, aseguran fuentes del Barcelona a este diario, conscientes de que el técnico ha provocado "un incendio" y ha “alimentado la presunta enemistad entre Guardiola y el propio Rosell". “Su relación es correcta, no son los mejores amigos, pero tampoco es mala. Sólo hay que ver cómo se le mima con los fichajes, tiene todo lo que quiere. ¿Qué más podemos hacer?”, insisten desde el Barcelona. El problema es que, para la directiva, llamar a capítulo al mejor técnico de la historia del Barcelona resulta poco menos que “imposible” en estos momentos.

entorno del ex presidente confiesan que el ahora diputado del Parlament está “muy mal y algo desesperado” ante la situación que le viene encima. Y Guardiola, lejos de esquivar el bulto, decidió tomar partido tras el encuentro ante el Atlético de Madrid en una acción del todo inesperada: “No sé cómo acabará esto, pero sé que la anterior directiva está sufriendo mucho y no se lo merecen”.

Las palabras del técnico azulgrana, la persona mejor valorada del barcelonismo, han "defraudado" a la directiva de Rosell, que insiste en que la denuncia contra Laporta vino de un socio de la entidad, por lo que aseguran que poco o nada pueden hacer. “Ya nos gustaría a nosotros que Laporta devolviera todo el dinero que malgastó, pero no nos corresponde”, aseguran fuentes del Barcelona a este diario, conscientes de que el técnico ha provocado "un incendio" y ha “alimentado la presunta enemistad entre Guardiola y el propio Rosell". “Su relación es correcta, no son los mejores amigos, pero tampoco es mala. Sólo hay que ver cómo se le mima con los fichajes, tiene todo lo que quiere. ¿Qué más podemos hacer?”, insisten desde el Barcelona. El problema es que, para la directiva, llamar a capítulo al mejor técnico de la historia del Barcelona resulta poco menos que “imposible” en estos momentos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario