miércoles, 22 de febrero de 2017

Real Madrid es frenado en la Liga por el Valencia



El Real Madrid cayó 2-1 en el campo del Valencia este miércoles perdiendo la ocasión de abrir una apreciable brecha con sus más inmediatos perseguidores en Liga, el Barcelona, segundo, y el Sevilla, tercero.

En el partido aplazado de la 16ª jornada liguera, el italiano Simone Zaza abrió el marcador para el Valencia (5') y el chileno Fabián Orellana hizo el 2-0 (9') antes de que Cristiano Ronaldo acortara distancias (44').

Pese a la derrota, el Real Madrid sigue líder liguero a un punto del Barcelona y tres del Sevilla, antes de un nuevo peligroso desplazamiento el domingo al campo del Villarreal en la 24ª jornada. El equipo 'che' sorprendió este miércoles, especialmente en los primeros minutos, a un Real Madrid que salió lento y espeso, lejos de la intensidad que pide Zidane a sus pupilos, que despertaron en la segnda parte para acabar encerrando al Valencia.

A los cinco minutos de partido, Zaza abrió el marcador con un tiro a la media vuelta que se colaba por la escuadra derecha de Keylor Navas.

Apenas cuatro minutos después, una rápida contra valencianista culminó con un disparo de Orellana desde la frontal del área que no pudo detener el portero blanco (9') marcando su primer gol con su nuevo equipo a que llegó en enero.

Con 2-0 en contra, el Real Madrid empezó poco a poco a desperezarse, combinando y llegando a la portería defendida por Diego Alves, aunque tuvo que esperar hasta casi el descanso para marcar.

Marcelo sirvió un centro desde la izquierda al área donde apareció Cristiano Ronaldo para cabecear a las redes valencianistas poniendo el 2-1.

Tras la pausa, el Real Madrid salió a por todas, dominando el encuentro y encerrando al Valencia, que logró aguantar el resultado y llevarse la victoria.

martes, 21 de febrero de 2017

Zidane entiende a Isco y agradece el cambio de mensaje de James

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, aseguró que "es entendible" el mensaje de Isco Alarcón sobre su futuro en el club y agradeció el cambio de línea del colombiano James Rodríguez, quien, tras decir a la conclusión del Mundial de Clubes que podía marcharse, ahora quiere seguir.

Isco y James son dos estrellas que no llegan a ser indiscutibles en el Real Madrid de Zidane. El técnico francés cuenta con ellos, hace rotaciones para que se sientan importantes, pero entiende que en ocasiones puedan estar frustrados.

Lo demostró una vez más en sala de prensa, reiterando su gusto personal por Isco, el deseo de que siga en el club tras escuchar al jugador pedir un guiño a la directiva en las negociaciones de renovación o abrir la puerta a una salida.

"Claro que es entendible", respondió cuando cuestionado por las dudas de Isco. "Lo escucho y no hay ningún problema, pero pienso como él que le preguntan y con respeto contesta, pero está metido muy bien en lo que está haciendo ahora", añadió.

"Es muy bueno. Se sabe lo que pienso de Isco. Está en la rotación, pero un jugador juega 25 partidos, le quitas y nunca le va a gustar. Eso siempre va a pasar porque quiere siempre jugar, pero teniendo a 24 jugadores muy buenos y partidos cada tres días, me interesa tener a todos enchufados y es lo que está pasando hasta ahora. Lo que quiero es hacerlo hasta el final de temporada", agregó explicando su mentalidad.

Pese a que Zidane no pueda dar a Isco la continuidad que desea, reiteró su plena confianza en el malagueño. "Sabe que cuento con él y que me gusta como jugador. Luego el tema es que tengo 24 jugadores muy buenos y es complicado, pero los jugadores lo saben y cuando los cambias no significa nada, no es porque no juegue bien o no me guste. Para mí son todos importantes, creo en mi plantilla, en los 24, y así va a ser hasta el final. Es una parte importante la rotación, no la voy a cambiar".

Para el técnico francés su plantilla debe dejar de lado temas individuales y pensar en el colectivo. Lo deportivo debe estar por encima en un momento clave de la temporada.

"Lo que estamos haciendo ahora me anima y a los jugadores igual, no podemos hablar de lo que va a pasar en julio, ni lo puedo decir y creo que ellos no piensan en ello, solo en la competición y lo que podemos hacer en el campo. Luego veremos lo que va a pasar este verano pero no es lo más importante", manifestó.

Quien ha cambiado de opinión es James, que ha pasado de asegurar que meditaba una salida en Navidad a mostrar su felicidad en el club tras el partido ante el Nápoles y su deseo de continuar la próxima temporada.

"Claro que lo valoro", respondió Zidane preguntado por James.

"Además de lo que está haciendo en el campo cuando juega porque lo está haciendo bien. No solo el día que marcó contra el Sevilla, el otro día (Nápoles), jugó muy bien y puede hacer jugar bien a los demás. Estoy contento con él y con que dijese que quería quedarse ahora y no marcharse".

Alves se desahogó contra la dirigencia del Barza



El brasileño Dani Alves, jugador del Juventus de Turín y exfutbolista del Barcelona durante ocho temporadas, ha asegurado que los directivos del club azulgrana fueron "muy falsos y desagradecidos" con él, ya que considera que no le tuvieron respeto.

En una entrevista que publica el diario 'ABC' en la que el lateral repasa su trayectoria futbolística, Alves ha comentado su marcha del Barcelona.

"A mí me gusta que me quieran, y si no me quieren, me voy. Irme gratis del Barcelona fue una hostia con clase. Durante mis tres últimas temporadas siempre se escuchaba que Alves se iba, pero los directivos nunca me decían nada a la cara. Fueron muy falsos y desagradecidos. No me tuvieron respeto", ha asegurado.

Alves ha comentado que le ofrecieron renovar su contrato cuando la FIFA sancionó al Barza sin poder fichar a raíz del 'caso La Masía'.

"Entonces es cuando yo entré en juego y firme una renovación con cláusula libre. Los que hoy dirigen el Barcelona no tienen ni idea de cómo tratar a sus futbolistas", ha comentado contundentemente.

Habla en general del fútbol y advierte que es un mundo "muy hipócrita", por eso se siente decepcionado. "La fama es una mierda. Yo de pequeño practicaba mi firma porque soñaba con ser famoso, ser importante y dar autógrafos. Pero esa era la mentalidad propia de la inocencia de un niño. Realmente, no tenía ni idea de lo que significaba. Ahora que soy famoso, me he dado cuenta que las personas famosas son mal vistas. El fútbol trae envidia, hipocresía y falsas amistades", ha dicho.

Desmiente que los episodios de racismo vividos en su carrera deportiva tengan que ver con su negativismo. "A mí, no me afecta si alguien me llama negro. No me siento diferente. Las cosas solo te afectan si dejas que sea así. Yo no odio nada. Por eso no me gusta el victimismo que existe hoy en la sociedad", ha insistido.

También ha sido muy crítico con el periodismo deportivo que se practica en Madrid y Barcelona. "Hacen periodismo de barra de bar. Periodismo de redes sociales. Solo les interesa el morbo, y eso no es contar la verdad. Nos tienen que respetar. Detrás del futbolista, hay un ser humano (...). Toda mi pelea con Cristiano fue por la culpa de esa prensa", ha comentado.

Alves ha dicho que "respeta mucho" a Cristiano Ronaldo. "Todo el mundo que me habla de Cristiano me dice que es un profesional gigante. Luego, CR7 es diferente, era mi rival y tenía que competir con él. Cuando dije de él que al ser demasiado protagonista, cuando ganas vas a destacar pero cuando pierdes van a ir por ti, lo dije de un modo muy respetuoso. Y pienso lo mismo de Messi o Neymar. Pero no tiene nada de dañina mi reflexión", ha indicado.

Pero el brasileño comenta que esa reflexión "la prensa la vendió de otro modo" y Cristiano se la creyó, según Alves. "Por eso no me saludó en la gala del Balón de Oro de 2015. Yo no necesito hablar de nadie para salir en los periódicos. No tengo ningún ego", ha asegurado Alves, quien ha indicado que con el paso del tiempo Cristiano recapacitó y arreglaron el asunto.

Preguntado sobre si el fútbol español vive más tranquilo sin Guardiola y Mourinho, Alves ha dicho que "el Madrid de Mourinho no sabía perder" porque "jugó sucio".

Neymar será procesado por corrupción en su fichaje

La Audiencia Nacional ha confirmado ayer los procesamientos del jugador Neymar da Silva y del FC Barcelona como persona jurídica por corrupción en su fichaje cuando jugaba en el Santos brasileño en 2011, por lo que irán a juicio.

Además de estos dos procesamientos, la sección cuarta de lo Penal ha ratificado los de la madre del jugador, Nadine Gonçalves, la empresa familiar N&N y el Santos, procesados todos ellos junto al presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, y su antecesor, Sandro Rosell, cuyos recursos están pendientes de ser resueltos.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, al que esta misma Sala obligó a reabrir el caso tras archivarlo en contra del criterio del fiscal, dictó en noviembre el auto de procesamiento o de transformación en procedimiento abreviado de estas diligencias que se abrieron por el a raíz de la admisión de una querella de la empresa DIS, propietaria del 40 % de los derechos federativos.

Posteriormente, la Fiscalía hizo su petición de penas: 2 años de cárcel y 10 millones de euros de multa para el jugador, 5 años para el expresidente del Barça Sandro Rosell, 2 años de cárcel para el padre de Neymar y un año para su madre.

El fiscal de la Audiencia Nacional José Perals pidió el archivo de la causa para el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, si bien DIS le pide 5 años, y reclama asimismo 8,4 millones de euros de multa para el Barcelona y 7 millones para el Santos.

También solicita una multa de 1,4 millones de euros para la empresa familiar N&N, además de reclamar a cada uno la misma multa de 10 millones de euros que el fiscal ha pedido para el jugador.

Además reclama a los acusados Rosell y Odilio Rodigues, exvicepresidente del Santos; así como al Santos y al Barça, como personas jurídicas, que indemnicen de forma conjunta a DIS con 3,2 millones de euros en concepto de responsabilidad civil.

Messi, ¿dubitativo?

Como otras veces, Leo Messi salió al rescate de los suyos y gracias a un segundo gol le dio una victoria al Barcelona, que de no haber llegado contra uno de los equipos que lucha por no descender, el Leganés (2-1), el Camp Nou se hubiese incendiado, tras el 4-0 del martes anterior frente al PSG.

A pesar de la gran aportación goleadora, tras el tanto a Messi se le agrió la alegría. Marcó, mostró un semblante distante y, aunque aceptó el saludo de los suyos, se recogió sin ninguna gestualidad para su campo.

Fue la imagen del partido para un Barcelona que vive un momento desconcertante; cada vez tiene menos fútbol, está llegando a los momentos clave del curso y se ve más fuera que dentro de la lucha con sus rivales.

Messi, que está negociando su renovación por el Barcelona, es el termómetro del club catalán desde hace años. Si el argentino está en forma y con ganas, es más fácil que el Barcelona sea imparable o, como mínimo, difícil de batir.

Todo lo que no sea tener a Messi conectado se traduce en problemas, especialmente desde que el fútbol del Barça lo haya volcado todo a la suerte de los tres jugadores de arriba.

El jugador argentino marcó ayer los dos goles, pero después de hacer el primero en los compases iniciales nadie podía imaginar cómo acabaría el partido: anotando el gol del triunfo del Barça contra el Leganés (2-1) en el último suspiro y mostrando un rostro impasible tras el tanto. Después fue el primero en abandonar el campo. Un Messi desconocido.

Entre el primer y el segundo gol, a Messi no le salió un buen partido. No es la primera vez en las últimas semanas. Pero quizá no fue sólo que las cosas no se arrancaban por donde él quería, sino porque debió escuchar a parte del estadio regresando al silbido, a increpar a algunos de sus compañeros y a manifestarse una fractura en el barcelonismo que llega en el momento menos indicado, justo cuando al Barça lo peor que le podría pasar es que, además de jugar mal, que su público le dé la espalda.

Messi lo vio todo, lo escuchó y lo sufrió. A pesar de que en los tropiezos no es un usual de quedarse deambulando por el campo dando abrazos o estrechando manos, lo que no que es habitual es que Messi en una victoria enfile el vestuario con un semblante de pocos amigos y sin dejar deslizar ni una tímida sonrisa, queriendo ser el primero en meterse bajo la ducha.

Si Messi no está bien en lo anímico, al Barcelona le va a costar reconducir este final de temporada. A pesar de haberse puesto otra vez como ‘Pichichi’ tras los dos tantos contra el Leganés (19 goles; uno más que Luis Suárez) a Messi no le satisfizo nada lo que sucedió anoche en el Camp Nou. Y su renovación como música de fondo.

Desde la entidad se hace circular que todo lleva su tiempo y que las cosas van a acabar bien con la renovación del jugador. Messi tiene claro que quiere quedarse, porque el Barcelona es su equipo, pero hay aspectos que necesita que se la aclaren: el proyecto futbolístico y su situación en los juzgados.

lunes, 20 de febrero de 2017

Barcelona y Messi hablan de renovación

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha asegurado que los aficionados azulgranas “tienen que estar tranquilos” por la renovación del argentino Leo Messi, ya que el jugador “quiere quedarse y el club quiere que se quede”.

En declaraciones televisivas (TV3 y Movistar) antes del encuentro que el Barcelona disputará este domingo en el Camp Nou ante el Leganés, Bartomeu se ha mostrado optimista con las negociaciones para renovar al delantero rosarino, cuyo contrato termina en junio de 2018.

“Los culés pueden estar tranquilos. Messi quiere quedarse y el Barça quiere que se quede. Las cosas van bien”, ha afirmado Bartomeu, quien ha admitido que el club está hablando con el entorno del jugador, si bien ha subrayado que “cuando haya noticias” ya se darán a conocer.

Después de que el Barça cayera el pasado martes en la ida los octavos de final de la Liga de Campeones ante el PSG (4-0), Bartomeu ha enviado un mensaje confianza a los jugadores y al entrenador del primer equipo de fútbol, Luis Enrique Martínez.

“Que nadie piense que este equipo no quiere competir. Tenemos la final de la Copa del Rey, lucharemos en la Liga y ya hablaremos de la remontada en la vuelta ante el PSG”, ha precisado. El máximo mandatario del club azulgrana también ha dado su apoyo al técnico Luis Enrique Martínez, cuyo contrato con el Barcelona finaliza el próximo 30 de junio. “La prioridad es que Luis Enrique siga. En abril ya hablaremos del futuro, ahora tenemos que pensar en la competición”, ha indicado cuando se le ha preguntado por el futuro del preparador asturiano, de quien ha precisado que “no existe un plan B” para sustituirlo.

Bartomeu tampoco ha querido criticar a algunos de los jugadores cuestionados por las últimas actuaciones.

sábado, 18 de febrero de 2017

"Me afectan cero las críticas", dice Luis Enrique



El entrenador del Barcelona Luis Enrique Martínez, muy cuestionado tras la derrota por 4-0 encajada contra el París SG en la ida de los octavos de la Champions el pasado martes, dejó claro este sábado que no le importan las críticas: "Me importan cero".

"Me afectan cero las críticas, sino no podría estar en este cargo y estar aquí sentado desde ya tres años", declaró el técnico al ser preguntado si se sentía señalado por la debacle de París, en su primera conferencia de prensa desde entonces, previa al partido del domingo frente al Leganés.

"No miro ni me interesa nade de lo que se pueda opinar. Los primeros que hacemos autocrítica somos nosotros, que analizamos el partido en profundidad, los que intentamos buscar soluciones. Otra cosa es poder conseguirlo o no", añadió.

"El resto, lo que forma parte de este circo, afortunadamente hay una distancia considerable entre vosotros y mi persona", aseguró.

"No he escuchado nada, no os escucho nunca, imagínate en una semana como ésta. No me acerco a diez pasos de un televisor o una radio ni borracho. No tengo ni ganas de comentar, me centro en mi trabajo", insistió.

El técnico también declaró que la derrota en París y presumible eliminación en octavos de la Champions "no tiene nada que ver" con su decisión de continuar o no en el banquillo azulgrana la próxima temporada. "No he tomado todavía la decisión".

Luis Enrique volvió a manifestar que el PSG "fue superior, mereció más y el resultado, además de justo, hubiera podido ser mayor, es la realidad".

Y que desde la misma noche del martes ya está pensando en qué hacer para tratar de remontar la eliminatoria, "aunque quedan cuatro partidos hasta entonces y habrá tiempo de hablar de ello".