lunes, 30 de mayo de 2011

Una marea azulgrana recibió al campeón


Las calles de Barcelona se inundaron de hinchas del club catalán, actual monarca europeo. Luego todos se fueron al recital de Shakira.

Barcelona-EFE.- El Barza celebró ayer por las calles de Barcelona, inundadas de seguidores azulgranas, su cuarta Copa de Europa con un recorrido por la ciudad que se convirtió en un homenaje masivo a los campeones europeos.

Barcelona volvió a salir a la calle para rendir tributo a los de Pep Guardiola, vencedores el sábado de la Liga de Campeones en Wembley, el escenario también de la Copa de Europa de 1992.

Sin tiempo casi de asimilar la apabullante victoria azulgrana (3-1) sobre el Manchester United

—abultada más por el juego que por el resultado—, los aficionados se desplegaron para agradecer de cerca los logros de una generación de futbolistas que ya es leyenda en la historia del club.

Las avenidas se llenaron y colapsaron por el vendaval de seguidores ataviados con toda la indumentaria culé: banderas, bufandas, camisetas de todo tipo: nuevas, viejas y “vintage” y hasta pancartas de ánimo.

Los jugadores correspondieron la masiva presencia, y, aún con fuerzas tras el gran esfuerzo del sábado, se animaron a bailar al ritmo de la música y de los coros de “campeones, campeones”.

No faltó la música de la novia del central Gerard Piqué, Shakira

—quien actuó ayer en el estadio de Montjuïc—, con canciones como el Waka-waka del Mundial de fútbol o Loca.

Fue el momento de ver a los futbolistas en una faceta diferente a cuando se visten de corto encima del césped. Así, los seguidores pudieron observar a Sergio Busquets con una bufanda atada a la cabeza, a Bojan Krkic empapado de arriba a abajo de cerveza o a Javier Mascherano demostrando que también es polivalente cuando se pone a bailar.

El clan brasileño: Dani Alves, Thiago Alcántara y Adriano, mostró que lleva la samba en los genes, y otros jugadores fundamentales como Leo Messi, Xavi Hernández o el orgulloso asturiano David Villa —con la bandera del principado siempre a su lado— también se dejaron ver.

En cambio, Pep Guardiola prefirió quedarse en un segundo plano en el autobús de los campeones, que estaba presidido por los dos grandes títulos que ha conseguido el Barza esta temporada: La Liga de Campeones y la Liga española.

Por último, el jugador Gerard Piqué arrastró a todos sus compañeros del Barcelona al recital de Shakira, su novia, en Montjuïc, adonde llegaron rodeados de una gran expectación mediática, lo que retrasó más de una hora el inicio del espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario