domingo, 29 de noviembre de 2015

Un aplastante Barcelona domina la punta española

En el partido oficial 600 de Messi (con Argentina y Barcelona), el 'crack' azulgrana estaba a punto de irse de vació hasta que Neymar le regaló un gol cantado en el tiempo añadido para que se estrenase (470 en su carrera), aunque el choque finalizó con cánticos a favor del brasileño tras firmar una acción final que revolvió Rulli para evitar el quinto.

Antes del festival azulgrana, el equipo de Eusebio Sacristán había salido con una idea muy clara de cómo incomodar a un Barcelona que supo muy pronto que le iba a costar de lo lindo mover con facilidad la pelota.

Tardó dos minutos el Barça en sacar la pelota de su campo y cuando lo hizo fue para lanzar un balón largo de Neymar a Suárez, al que el uruguayo no llegó por la eficiente salida de Rulli, que se llevó un fuerte golpe y debió ser atendido.

Iniesta envió el balón al palo, en un remate de cabeza, en otra jugada aislada, que el Barcelona proyectaba sobre la meta donostiarra, debido al buen planteamiento del equipo vasco. De hecho, hasta el primer gol, en el minuto 21, la localización del balón fue de un 60% en el campo del Barça, lo que describe la dificultad que tenía el equipo de Luis Enrique para mover el esférico y jugarlo en la otra mitad.

El buen trabajo de los Rubén Pardo, Granero, Xabi Prieto, Canales y Agirretxe, además de Carlos Vela, para cerrar la primer línea azulgrana y contener a su rival, saltó por los aires en una diablura de Messi, quiecompleja disposición de la Real en el centro del campo para evitar que los azulgrana diesen un paso al frente y se hiciesen fuertes en las inmediaciones de Rulli.

A poco de cerrarse la primera parte, un nuevo pase rompiendo la defensa avanzada en ocasiones de la Real, Iniesta conectó con Alves y éste vio a Suárez, quien de volea marcó el segundo (2-0), en el séptimo partido seguido que lleva anotando el delantero uruguayo.

Salió con otro aire la Real, con más ganas de pisar el área azulgrana en el segundo tiempo, hasta que otro ataque veloz del Barça habilitó a Mathieu por la banda, quien envió un balón envenenado a centro por donde entraban Suárez y Neymar, y fue el brasileño que empujó el balón al fondo de las mallas (3-0).

Ya sin nada que perder, la Real se sintió sin tantas ataduras tácticas en el centro del campo, y antes de la media hora del segundo acto llegó a armar una buena acción que acabó con un fuerte disparo de Yuri, que acabó con el balón en el lateral de la red.

Del letargo azulgrana, Bruma volvió a gozar de otra ocasión inmejorable, a la que respondió Bravo con una gran intervención. Los silbidos desde la grada para advertir a los azulgrana que no estaban dándolo todo, acabó con una rápida acción en que Messi estrelló el balón en el larguero, a falta de tres minutos para el final.

El partido acabó como se esperaba que finalizase, con un tanto de Messi, después de llevar minutos buscándolo, y llegó en el añadido, tras una gr); Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.



600 veces Messi

El delantero argentino sumó ayer sexto centenar de cotejos oficiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario