domingo, 22 de noviembre de 2015

Rafa Benítez “el mayor afectado” por el resultado

Los cánticos que escuchó Rafael Benítez cuando el árbitro David Fernández Borbalán pitó el camino hacia los vestuarios fueron sintomáticos del resumen del clásico. Muchos pidieron la dimisión del entrenador del Real Madrid después de una primera parte aciaga para los blancos y el técnico del conjunto blanco, después de una semana llena de conjeturas, fue el gran derrotado del duelo. Todo lo que rodea al clásico se magnífica. Y cuando uno de los dos equipos ha mostrado alguna debilidad a lo largo de la temporada, puede acabar grogui si llega una derrota contundente. Y todo parecía encaminado, después de lo ocurrido a lo largo de los últimos siete días, que eso le podía ocurrir a Benítez.

Todos los debates generados en torno al sistema, al once inicial y al modo de jugar del Real Madrid abrieron la puerta a que cualquier cosa que hiciera Benítez, en caso de perder, iba a ir claramente en su contra.

La presencia de Casemiro en el centro del campo para sujetar el impulso de los jugadores del Barcelona, o la apuesta por colocar a James Rodríguez desde el inicio después de decir tras el partido ante el Sevilla que aún no estaba listo, iba a generar una decisión que iba a ser o bien populista para satisfacer al público o bien práctica para confiar en su apuesta personal.

Al final, Benítez apostó por colocar al colombiano en el centro del campo junto a Toni Kroos y Luka Modric. Y, por delante, junto a Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, a Karim Benzema, otro jugador que presentaba muchas dudas antes de comenzar el encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario