sábado, 23 de abril de 2011

El FC Barcelona se impone al Osasuna 2-0 en un partido sin brillo

El Barcelona quiso olvidar la derrota en la final de la Copa del Rey ante el Real Madrid y trató de dar un pasó más hacia la consecución del título de Liga venciendo a Osasuna.

De entrada, Guardiola se reservó a Messi, Iniesta, Xavi y Piqué para los partidos de Champions ante el Madrid, una circunstancia que trató de aprovechar el Osasuna. De hecho, en el minuto quince Kike Sola estaba ya disparando a la portería de Víctor Valdés.

Sin embargo; en el minuto 26 David Villa despejaba el partido marcando el primer gol. El 'guaje' rompía así una sequía que duraba ya dos meses, por lo que fue muy celebrado por las gradas del Camp Nou.

El Osasuna no se arredró y aguantó el envite; Nekounam llegó incluso a enlazar un par de oportunidades y, antes del descanso, el los rojillos lograron su mejor oportunidad con un balón que sacó Valdés in extremis.

UN BARÇA CON POCO FÚTBOL

Nada más comenzar la segunda parte Guardiola optó por retirar a Jeffren del campo para sacar a Iniesta. Pocos minutos después Dani Alves se ganó la tarjeta por un manotazo en la cara a Sola.

Guardiola hacía aspavientos desde el banquillo a un Barça que no estaba precisamente ducho. Con las pérdidas de balones y los intentos del Osasuna sorprendía que se mantuviera el 1-0 en el marcador.

Tras un problema en el gemelo cuya gravedad aún está por determinar, Milito tuvo que retirarse del campo dándole el testigo a Xavi Hernández. El partido continúo, sin cambio de ritmo, con un Barça que se desconocía a sí mismo.

En el minuto 76 una entrada dura sobre Messi hizo que el colegiado le sacara una tarjeta a Nekounam. El Barça apuró nervioso los últimos coletazos del partido para defender tres puntos que le eran muy valiosos. Entonces apareció el siempre efectivo Leo Messi y remató el partido con un certero tiro a puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario