sábado, 15 de junio de 2013

Messi compra la casa de sus vecinos para `no tener vecinos´

Poco se sabe, o sabía, de la vida personal del astro de futbol argentino. A pesar de estar en la lista de los deportistas mejor pagados del mundo, «la pulga» ha optado siempre por una vida discreta. Beckham, Cristiano Ronaldo y Neymar, que le acompañan en esa lista, no solo están enamorados del balón, sino también de las cámaras. Messi, por el contrario, prefería estar tras bambalinas.

El capitán es callado y, hasta hace poco, discreto. Pocos periodistas han logrado hablar con él durante más de unos minutos, consiguiendo solo monosílabos. Quizás gracias a ese escudo, real o creado, es por lo que Messi ha logrado evadir el escándalo. El presunto fraude fiscal empaña a la figura modélica de niño bueno que su club siempre ha vendido de él. Y es que de un tiempo a esta parte, el argentino no hace más que alejarse de esa imagen: compra la casa de los vecinos por un millón de euros para tener privacidad y ¿evade impuestos? Eso dice la fiscalía de Barcelona.

De no ser por su destreza en la cancha, Messi habría pasado desapercibido. Un vecino más de un barrio «clasemediero» de Rosario (Santa Fe, Argentina). Sin embargo, desde pequeño destacó tras el balón y gracias a su talento llegó a Barcelona. El pequeño de 13 años evadía a los contrarios como ninguno. Su familia vive de las piernas del jugador y los contratos jugosos que éstas le han traido. Apenas en febrero pasado el argentino renovó un contrato con el Barça hasta 2018 por un millón de euros al mes. Sus ganancias anuales, de acuerdo a la revista «Forbes», ascienden a 35 millones de dólares, de los cuales 23 son de ingresos por publicidad.

Justamente esos ingresos son los que le podrían traer problemas con la justicia. De acuerdo a la fiscalía, hay anomalías entre las ganancias que recibió el astro entre 2007 y 2009. Presuntamente, el jugador utilizó empresas «puramente instrumentales» en Uruguay y Belice para evitar tributar. Su padre, Jorge Horacio Messi, también está imputado.

Actualmente el futbolista cuenta con contratos millonarios con marcas como Adidas, Audi, Turkish Airlines, Audemars Piguet, Samsung, Pepsi, Dolce & Gabanna (para la que posó en paños menores), entre otras. Conforme pasa el tiempo, el personaje del joven discreto, callado y retraido ya no cuadra más con el Messi que expone sonriente a su hijo Thiago ante las cámaras, posa en calzoncillos o firma un contrato para que se haga una película (con el consabido libro) sobre su vida.

Como empresario, Messi también mete goles: la promoción de la película coincidirá con el Mundial de Brasil. A los libros, ganancias en publicidad y memorabilia (tiene una línea de cromos con Icons.com) se suman sus negocios en el sector del ladrillo. Actualmente construye un desarrollo inmobiliario cerca de su ciudad natal. Se llamará Azahares del Paraná y tiene 68 hectáreas. Hace poco anunció también su interés por la hostelería. El jugador abrirá 18 cafeterías «Café Messi» en España, cuyas franquicias costarán 15.000 euros.

Atrás quedó el jovencito callado. Messi creció y se convirtió en un empresario. Intenta asegurar el futuro de su familia y emanciparse de sus padres. Probar su inocencia será una buena oportunidad para demostrar que ya maduró. No es el primer astro del fútbol envuelto en un escándalo de evasión fiscal, ya Figo y Eto’o tuvieron que aclararse ante la justicia. En su momento, Figo pagó 2 millones y medio de euros para salir indemne. Messi tendría que pagar hasta 25 millones. Quizás tenga que vender autos, la casa del vecino, propiedades en Argentina y algunas cafeterías para pagarlos.



Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario