martes, 23 de agosto de 2011

José Mourinho planea al Real Madrid con Neymar

Guangzhou, China, 4 de agosto de 2011. Aproximadamente, 21.45, hora local; 15.45 hora peninsular. José Mourinho, tan sudoroso como satisfecho, comparece ante una legión internacional de periodistas, con mayoría absoluta de chinos. Su Real Madrid acaba de endilgarle un siete al primer rival de la gira. Pondera la mejora de los suyos, la puntería, la velocidad y tal, pero deja un gran titular: "Tenemos una plantilla corta... por opción".

La frase, como otras tantas de Mou, se tergiversa, se corta y se saca de quicio hasta el punto de que, en su siguiente comparecencia pública, el técnico repite la frase en inglés con cierto retintín: "A ver si en inglés me explico mejor". El técnico luso insiste en que la plantilla es corta porque así lo ha pedido él, pero es una reflexión con truco. Sabe que la plantilla -de 20 ó 21 jugadores de campo- tendrá un miembro más en enero: Neymar.

Mourinho lo sabía entonces y lo sabe ahora. Neymar será jugador del Madrid después del Mundialito. En su libreta, cuando se pone a planificar la temporada en busca del equilibrio de dos futbolistas por puesto, el nombre del crack del Santos aparece apuntado en rojo. Lo curioso es que el míster no lo apunta en la nómina de delanteros -junto a Benzema e Higuaín- sino en la de mediapuntas.

"Neymar no es delantero, es un futbolista para jugar por detrás del �9� en cualquiera de los tres puestos de mediapunta", les dijo Mourinho a sus dos superiores en el Real Madrid cuando le informaron de que el acuerdo con el chico estaba cerrado.

Según Mou, El Gallo -apodo con el que él mismo ha rebautizado a Neymar- puede actuar en cualquiera de las tres posiciones de mediapunta en su habitual 4-2-3-1. De salida, el brasileño se disputaría un puesto en la derecha con Di María, aunque también podría ser competencia de Özil en la zona central e incluso ocupar puntualmente la banda izquierda, propiedad del intocable Cristiano.






No hay comentarios:

Publicar un comentario