lunes, 29 de agosto de 2011

Fábregas cambia la cara al "tridente"


Guardiola planea cambios en su once tras las tensiones de las dos supercopas que se ha llevado la entidad azulgrana en este mes de agosto, la española y la europea. Zapata, Gonzalo y Musacchio están pendientes de cuál será el tridente ofensivo --habitual en los equipos del técnico de Santpedor-- que saldrá esta noche ante el Submarino. Y es que se presumen variaciones con la posible entrada de Cesc Fábregas, el hombre para todo de Guardiola. Su polivalencia, además del factor emocional, ha sido una de las razones de la gran insistencia del Barça para recuperar al hijo pródigo que se fue al Arsenal. Cesc ha devuelto esa confianza ciega con una efectividad notoria: 20 minutos oficiales de juego, un gol y dos títulos.

Gracias a su facilidad para adaptarse a cualquier zona del centro del campo, Cesc Fàbregas tiene una garantía de minutos en este Barça. Por las piezas de las que dispone el actual equipo culé, todo indica que donde menos falta hará el flamante fichaje azulgrana es en la posición de mediocentro defensivo, plaza en la que también puede desempeñarse si el guión así lo exige . La presencia de Keita, Mascherano y Sergio Busquets ya rellenan ese hueco, aunque, de ser necesario, el nuevo 4 puede adaptarse sin problemas a ese puesto.

Para Guardiola, Cesc será eminentemente creador, y en ese papel le quiere el preparador culé esta noche para intentar sorprender al Submarino, uno de los rivales más incómodos que cada temporada pasa por el Camp Nou. La presencia del de Arenyes de Mar junto a Xavi y Keita en la medular del Barça retocará la delantera. Pep Guardiola quiere premiar el esfuerzo --únicamente con gol en la ida de la Supercopa de España en el Santiago Bernabéu-- de David Villa en los compromisos oficiales disputados en este mes de agosto.

El asturiano ocupará, muy posiblemente, plaza en el banquillo. Además, los que pueden verse más perjudicados con la entrada de Cesc en el once inicial del Barça son Pedro Rodríguez y otra de las novedades que presenta el plantel azulgrana esta temporada, Alexis Sánchez, ya que la presencia del ex del Arsenal desplaza hacia la zona izquierda del ataque a Iniesta, uno de los intocables para Pep. Bien el canario, bien el Niño Maravilla, serán suplentes. En principio, Alexis parte con más opciones de titularidad ante el Villarreal por aquello de haber tenido más minutos de descanso.

Por supuesto, lo que no modifica la posible entrada de Cesc Fàbregas en el perfecto engranaje del Barça es la magia de Messi, el hombre clave para Guardiola, el que resuelve un encuentro cuando el conjunto azulgrana no encuentra la fluidez de juego que le es característica.

Los centrales del Villarreal tendrán en el argentino a su principal preocupación. Si por sí solo Leo Messi ha demostrado tener fútbol para desmontar cualquier defensa, aliado con Cesc el peligro se dobla, como comprobó el Porto en la final de la Supercopa europea. El delantero argentino y el medio catalán son capaces de intercambiar los papeles de asistente y ejecutor con suma facilidad, recordando su entendimiento sobre el terreno de juego cuando ambos vestían la camiseta del Barcelona en categoría cadete.

La muralla del Villarreal deberá ser más impermeable que nunca para evitar las filtraciones de los que, hoy por hoy, son los mejores peloteros del planeta fútbol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario