sábado, 20 de diciembre de 2014

Real Madrid, a conquistar el mundo

El Real Madrid busca su primer Mundial de Clubes, el único título que falta en sus abarrotadas vitrinas, y poner el broche de oro al año en el que conquistó su ansiada décima Copa de Europa, para lo que tendrá que superar la pasión del San Lorenzo argentino, que disputará el partido de su vida.

Solamente el poder de la ilusión puede recortar la abismal diferencia de calidad que separa al Real Madrid del San Lorenzo. El presente marca una distancia futbolística abismal entre clubes millonarios y un fútbol, el argentino, obligado a exportar cada vez más jóvenes a sus estrellas. Aunque el fútbol está de repleto de gestas de equipos menores y el equipo del Papa Francisco sueña con protagonizar una en el Gran Estadio de Marrakech.

Un presupuesto de 500 millones de euros ante otro que no llega a los 10. Aunque en el pasado no lo fue todo y en su única aparición hasta ahora en el Mundial de Clubes, el Real Madrid dejó una imagen que debe ser borrada. Fue en el año 2000, cuando acabó cuarto, y perdió la final de consolación ante el Necaxa mexicano en los penaltis tras jugar con nueve futbolistas por las expulsiones de Roberto Carlos y Guti.

En el presente, la motivación con la que llegó al torneo y el hambre de más éxito, le hizo no tener piedad del Cruz Azul en semifinales (4-0). En plena racha histórica de triunfos, 21, y récord de goles de un equipo español, el Real Madrid quiere cerrar 2014 a lo grande. El conjunto blanco llega lanzado y sin dudas que despejar en su juego. Tan sólo un par de ellas, acaso, en el equipo titular para Carlo Ancelotti, el técnico que ha devuelto, desde la calma, al éxito al conjunto madridista.

Ancelotti debe decidir si fuerza a Sergio Ramos, que tendría que estar totalmente cojo para no jugar una final, y especialmente si lo hace con James Rodríguez. No hay dudas en el resto de las demarcaciones. Todos menos Cristiano Ronaldo y Kroos buscan su primer Mundial de Clubes.

EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario