viernes, 19 de abril de 2013

Aconsejan cambiar de equipo a Casillas si `Mou´ continúa en el Madrid





Iker Casillas no quiere ser protagonista del Real Madrid por su suplencia y su incierto futuro. Es el primero que manifiesta que lo importante actualmente son las semifinales de la Champions. Sabe lo que es prioritario. Es el primer representante de la plantilla.

El 26 de febrero, en el Camp Nou, habló en nombre de Mourinho cuando el Real Madrid eliminó al Barcelona de la Copa (1-3) en otro momento clave de la temporada. Estaba lesionado y actuó de portavoz del míster. Hoy, el club vive una situación similar.

Prima la Liga de Campeones. Por eso, Íker ha advertido que su porvenir es un caso que se decidirá el 26 de mayo, después de que el equipo dispute la final de Copa y ojalá que de la Copa de Europa. Mourinho le ha dejado claro que Diego López se ha ganado el puesto y será su rival por la titularidad en el futuro. Y ha extendido que permitirá que Íker se marche a otro club si desea tener la seguridad de jugar con vistas al Mundial de Brasil 2014.

El capitán se encuentra tranquilo. Sus ayudantes no moverán ficha ante las ofertas recibidas hasta conocer la postura que toma Mourinho. Observan que el entrenador suelta lastre hacia el adiós. Aunque todo puede cambiar. Si el portugués se marcha, el portero cumplirá su contrato hasta 2017. Si el preparador se queda, el madrileño vivirá en una diatriba. Es muy madridista y le costará mucho abandonar el club. Pero la Copa del Mundo de Brasil es una competición especial que parte de una situación única, irrepetible en su carrera. No quiere perderse su último Mundial.

Casillas quiere estar en forma para mantener la titularidad en la selección española y despedirse de ella en ese Mundial. Y si es posible, a lo grande, con el título. No quiere perderse la posibilidad de escribir una leyenda casi irrepetible. Dos Mundiales y dos Eurocopas consecutivos. Para ello necesita jugar durante toda la próxima campaña. Se lo exige el magnífico estado de forma de Víctor Valdés, cada vez más adversario en su puesto con España, informa el diario español ABC.

Y si Mourinho persiste en la casa blanca, Diego López puede dejarle en el banquillo a lo largo de otro año. En esta hipótesis, sus colaboradores le dicen que no debería arriesgarse. La cabeza fría aconsejaría, entonces, fichar por uno de los buenos equipos ingleses que se han interesado por él.

Mientras, Íker se entrena con una sonrisa. Y a tope, como reconoce Mourinho. Es verdad, está más delgado. No es que antes no se cuidara, no. Es que la necesidad de recuperar el puesto le ha hecho trabajar al límite y extremar su alimentación para estar como nunca. O como casi siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario