miércoles, 22 de febrero de 2012

Piqué aún no tiene planes de boda con Shakira

Piqué no se casa con Shakira. Por lo menos, no dentro de poco. “No hay planes de boda”, ha revelado el defensa del Barcelona, que ha renovado ante la prensa su contrato como imagen oficial de He, la línea masculina de la firma Mango. “No ha habido petición de mano”, ha añadido, no sin aclarar que vive con ella “una relación muy bonita” que ya lleva más de un año.

Pero todo hace pensar que la puerta queda abierta: “Normalmente, cuando dos personas están bien y va pasando el tiempo, parece que el paso lógico es casarse, pero nosotros todavía no lo hemos hablado”. Y Mango ha aprovechado el tirón: “En caso de decidiros, de los trajes nos ocupamos nosotros”, le han ofrecido los organizadores. “¿Veis que me quieren mucho?”, ha rematado el futbolista, que corona con esta su segunda temporada como rostro de la marca catalana, acostumbrada hasta ahora, a contar con modelos masculinos profesionales para sus campañas.

Y, a pesar de que se trataba de un acto de moda, no ha sido esta, precisamente, la cuestión más abordada. De hecho, en la media hora aproximada que duró la rueda de prensa de lo que más se habló fue de deporte. El fútbol también le ha servido al azulgrana para desviar la atención a quienes ven en su relación una mala influencia para su rendimiento profesional. “El año pasado ganamos la Liga y la Champions, y Shakira ya estaba ahí. No hay nada más que decir”, ha enfatizado.

En cuanto al pequeño accidente que sufrió la semana pasada, cuando un autobús le destrozó la puerta de su automóvil mientras se encontraba parado. “Yo no lo calificaría siquiera de accidente”, ha dicho Gerard Piqué. “Abrí la puerta del coche, él intentó esquivarme y me dio”, ha aclarado, especialmente para algunos que han relacionado el choque con su afición por los coches y la alta velocidad.

El futbolista ha ido más allá: “Las únicas veces que he tenido que correr ha sido para preservar mi intimidad”, ha dicho. “No tengo problemas con la prensa del corazón, pero solo acelero el coche cuando pasan el límite y no respetan una mínima parcela de intimidad”.



EL PAÍS

No hay comentarios:

Publicar un comentario