miércoles, 2 de mayo de 2012

Alves despilfarra su futuro y tiene un pie fuera del Barcelona

Dani Alves está viviendo su peor momento desde que llegó al Barcelona. Y la responsabilidad es únicamente suya. De ser titular indiscutible, de ser uno de los jugadores con más minutos y partidos en las anteriores temporadas, ha pasado a ser suplente en partidos importantes como la vuelta ante el Chelsea -salió luego a suplir al lesionado Piqué- y a ser cuestionado por su comportamiento.

En Vallecas volvió a dar muestras de lo uno y de lo otro. Alves volvió a quedarse en el banquillo y salió en la segunda parte. Tras el gol de Thiago, el brasileño le animó a que realizaran un baile que habían ensayado previamente. Era el 0-5 para el Barça y Pedro se quedó mirándoles, sin saber muy bien qué hacer. Puyol, el capitán, no lo dudó. Se puso en medio de los dos y desbarató sin miramientos la celebración.

Desde el banquillo, Guardiola y Tito Vilanova miraban muy serios la escena. Hubo toque de atención en el vestuario. Y orden expresa de que no vuelva a suceder. Así lo reconoció el propio Guardiola después en rueda de prensa, al tiempo que pedía disculpas a la afición del Rayo Vallecano.

Pese a las posteriores disculpas de ambos jugadores -vía redes sociales, porque salieron del estadio sin querer hacer declaraciones-, José Ramón Sandoval se mostró ayer muy molesto. "En tu casa se sacan la chorra y te mean en la cara, después si pasa algo es culpa del público... No entiendo por qué Alves y Thiago no bailaron cuando Torres marcó en el Camp Nou. El baile de Alves me molestó. Hay que saber llevar el escudo", afirmó el técnico del Rayo en declaraciones a Ona FM.

Alves no es el mismo en los últimos meses y está perdiendo también los apoyos que tenía en el vestuario. La imagen del lateral sentado solo, cabizbajo mirando su móvil, en el avión de regreso a Barcelona contrastaba vivamente con la de algunos de sus compañeros, como Messi, Pinto y Mascherano, que jugaban divertidos al parchís con Pepe Costa.

Un año después de firmar su renovación con el Barça hasta 2015 con una cláusula de 150 millones de euros, parece haber dilapidado parte de su futuro con el club azulgrana. Los rumores sobre su salida del club este verano son cada vez más insistentes, pero no hay nada confirmado. A Alves todavía le quedan cuatro partidos para espabilarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario