jueves, 26 de enero de 2012

Copa del Rey El Barza, a la semifinal

Igualó a dos goles con el Real Madrid, que jugó su mejor clásico de los últimos años.

El Barcelona alcanzó las semifinales de la Copa del Rey al eliminar al Madrid por el cómputo de 4-3, tras empatar esta noche (2-2) en un partido vibrante.
La mejor versión del Madrid en el repertorio de clásicos de estos últimos años no tuvo su premio, que cayó en manos de un Barcelona irreconocible, que desperdició una ventaja de 2-0 y acabó sufriendo lo impensable hasta el final del partido.
Salió como un ciclón el Madrid, que quería comerse al Barza para darle un golpe con el que equilibrar el partido. El Barza, en cambio, se vio en un verdadero partido de copa con el balón de ida y vuelta, y sin tenerlo demasiado en los pies.
El Barcelona encontró sus mejores momentos en la recta final de la primera parte, cuando la magia le llegó a los pies de un ensombrecido Messi. El argentino realizó uno de sus eslalon marca de la casa, entregó el balón en la frontal a Pedro, que había entrado por el lesionado Iniesta, y colocó el balón a la derecha de Casillas (1-0).
La herida se abrió un poco más en el añadido, cuando Lass se jugó la roja en una falta que cometió en el lateral del área del Madrid.
El Barcelona la botó sin suerte, el balón acabó en el otro vértice, por donde apareció Alves, que metió la pelota por la escuadra (2-0).
A pesar de la desventaja en la eliminatoria, el Real Madrid hizo el último gesto con el ingreso de Benzema y Callejón, Ronaldo, en una acción de técnica, logró marcar el primer gol al regatear el balón a Pinto (2-1).
Un error de Piqué, tres minutos después, dejó el balón a Benzema dentro del área y el francés no desaprovechó la ocasión para empatar el partido (2-2), pero el tiempo no alcanzó al merengue.
En el otro encuentro, el Athletic de Bilbao también avanzó al derrotar 2-0 al Mallorca.

"Quizás merecimos más en el partido, por las ocasiones que hemos tenido”.

Iker Casillas / Arquero de Real Madrid

Rotura en el bíceps femoral

Iniesta
Corría el minuto 27 cuando Andrés Iniesta disputaba un balón en el centro del campo con Arbeloa. Y nada más hacerle un regate, ya se notó en el jugador manchego una evidente cara de dolor. En un primer momento, siguió de pie intentando jugar, pero desde el banquillo los médicos del Barza ya vieron que algo podía haber pasado, unos segundos después, Iniesta pedía el cambio.
Los doctores ni siquiera tuvieron que mirar qué había pasado. Levantaron a Iniesta y le acompañaron hacia
fuera del campo.
En el descanso del partido, el club confirmó con un comunicado que el jugador sufría una “rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda”. Hoy le harán más pruebas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario