domingo, 1 de diciembre de 2013

Sergio Ramos molesto por la versión de que él era el `Topo´ de su equipo



Sergio Ramos asegura que su relación con Florentino Pérez es buena y que algunas diferencias personales no empañan ese sentimiento recíproco de respeto. Las divergencias entre el defensa y el presidente se centran en esa sensación generalizada y popular que nació la temporada pasada, con Mourinho al frente, de que Ramos y Casillas eran los «filtradores» de lo que sucedía en el interior del vestuario.

El sevillano quería que el máximo responsable del club les mostrara su apoyo público en este sentido. Ramos aseguraba que ni él ni Íker eran topos y deseaba que eso quedara claro. Pero esa visión externa es una realidad difícil de eliminar desde un club. La alimentó Mourinho. «Ya sabemos quien filtra», decía el luso. Y hay muchos mourinhistas eternos que siempre le creerán.

Sergio e Íker se sentían molestos por esta acusación que escuchaban por la calle. Mientras el portero no ha hablado de la cuestión, el central sí acudió al despacho del presidente para exponer su posición. Mourinho, a pesar de todo, le dio galones deportivos durante toda la temporada, aunque mantuvieran disensiones previas que limaron hablando claro.

Ahora, el fichaje de Bale y la ficha del galés ha suscitado otra diferencia. Ramos, aunque lo niegue, sí ha pedido al club un aumento de ficha, hasta los 6,5 millones anuales. Piensa que se lo merece tras nueve años de entrega en la entidad. Su enfado se produce al conocer que Bale, según su representante inglés, cobra once millones de euros. El Real Madrid afirma que gana seis. Pero la verborrea de los apoderados de Gareth han creado un problema. Ramos enjuicia que, por su trayectoria, no debe ganar menos que Bale, que acaba de llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario