miércoles, 19 de junio de 2019

El Real Madrid no puja por Neymar, prefiere pelear por Mbappé

Nasser Al-Khelaifi desea traspasar a Neymar, harto de ver cómo la otrora estrella brasileña solo es una figura mediática por asuntos ajenos al fútbol, con una denuncia de violación que la Justicia brasileña dictaminará si fue verídica, pero con una vida que demuestra con hechos que no es precisamente la idónea para un futbolista . El presidente del PSG manifiesta que se acabaron las estrellitas en su equipo. El qatarí fue quien hizo de Neymar una estrella, con un salario de 36 millones netos por temporada durante cinco años y la concesión de un liderazgo que Mbappé y los jugadores europeos del París Saint Germain han combatido siempre.
Ahora, Al-Khelaifi quiere venderle, en el peor momento de su carrera, con tres lesiones consecutivas en las fases clave de los dos últimos cursos. Esas tres dolencias en el tobillo son una causa importante para poner en suspenso una contratación, pues evidencian una debilidad crónica del jugador que los rivales conocen. Pero el Real Madrid posee otros argumentos. Aunque siempre intentó ficharle, no está interesado ahora. No pujará por el delantero.
La primera razón es práctica y económica. El club blanco analiza que tiene la plantilla del nuevo proyecto rematada, con la llegada de Hazard, Militao, Mendy, Jovic, Rodrygo y la posible inclusión de un centrocampista como Paul Pogba o Christian Eriksen, y no está previsto acometer este verano una inversión extraordinaria de 230 millones por el brasileño.

Piden a Mbappé, no a Neymar
El segundo razonamiento es cuestión de gustos, anhelos y rechazos. La posibilidad de Neymar llega tarde, muy tarde, no porque el Real Madrid haya realizado cuatro fichajes y gastado ya 308 millones, que también es una justificación, sino porque el suramericano no es la primera prioridad de la entidad y del madridismo en la actualidad. A «Ney» se la ha pasado el arroz en el favoritismo de los seguidores.
La entidad observa desde hace tiempo que los socios y la abrumadora mayoría de los aficionados piden que no se fiche al exazulgrana. No les gustan sus fiestas y sus escapadas a Brasil para celebrar el cumpleaños de su hermana, hechos que expresan que el fútbol está en segundo plano para el brasileño. Y esa postura de los incondicionales pesa.
En esa diatriba, el Real Madrid se guarda esos 230 millones para su gran objetivo de futuro: negociar abiertamente con Al-Khelaifi en 2020, cara a cara, el traspaso de Mbappé. El delantero francés es la única meta que haría movilizar a la casa blanca para obtener esa enorme suma de dinero que exigiría el fichaje soñado.
Una ficha inasumible
“Ahora queremos a Mbappé”, coreaba un sector del Bernabéu en la presentación de Hazard. Es, junto al belga, el futbolista quemaravilla a los madridistas. Nadie cantó por Neymar en el estadio capitalino. Es un síntoma de los sentimientos de la grada.
Neymar suscitaría además una rotura del equilibrio salarial del Real Madrid que no se podría defender con su rendimiento frente a jugadores que han ganado cuatro Champions entre 2014 y 2018. Tiene un sueldo de 36 millones y la mayor ficha que se paga en elReal Madrid es de 12 millones, protagonizada por Ramos. Neymar no vendría al Real Madrid a ganar mucho menos dinero. Hazard ha admitido reducir sus emolumentos de 14 a 11 millones netos, pero ganar 36 es otra historia.
Ustedes se preguntarán que lo mismo sucederá con Mbappé si es contratado dentro de un año. No. La situación es radicalmente distinta. Una de las quejas del delantero francés es que ha sido el líder del PSG la última temporada y su ficha fija es de 7,9 millones de euros, cuatro veces menos que su compañero. Sus mensajes aNasser Al-Khelaifi han sido directos.
El Real Madrid conoce bien el salario del parisino. Si viniera dentro de un año, le ofrecería como mínimo esos 11 millones netos, más pluses por rendimiento. Hay una posición clara en el club blanco: apostará al máximo en la negociación y en el salario para conseguir a Mbappé, pero no quemará sus naves por Neymar. Esto lo dice todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario