domingo, 25 de noviembre de 2018

Atlético de Madrid y Barcelona, acabó en “combate nulo”



Un duelo táctico y de muy poco juego entre Atlético de Madrid y Barcelona, acabó en “combate nulo” para mantener todo igual en la cabeza, con el Sevilla ante la posibilidad de asaltar el liderato si vence al Real Valladolid en una decimotercera jornada en la que se disipó el efecto Solari.

Cuando el Wanda Metropolitano saboreaba el primer triunfo de la “era Simeone” ante el Barcelona en Liga, gracias al fin de la sequía goleadora nueve meses después, con un testarazo repleto de casta de Diego Costa, apareció Dembélé para convertirse en el inesperado salvador de un Barcelona que iba encaminado hacia su segunda derrota consecutiva y en el minuto 90 salvó un punto que mantiene el liderato provisional (1-1).

El “efecto Solari” desapareció en Ipurua. La racha de cuatro victorias consecutivas, dos ligueras, la zanjó el Real Madrid sacando a relucir todas sus carencias. Sin alma ni espíritu competitivo. Superado por un Eibar con hambre de éxito y de conquistar el primer triunfo para la historia ante uno de los grandes del fútbol español, al que superó en todas las facetas del juego y lo empequeñeció al máximo.

El Eibar presionó arriba, anuló a su rival y golpeó. Tras un bonito disparo repelido por la madera de Kike García, fue Escalante el que abrió el marcador al cuarto de hora. Sin noticias de reacción madridista, cuando se podía esperar en el segundo acto, llegó el desplome. Sergi Enrich y Kike pusieron el 3-0. 19 goles encajados en 13 jornadas y cinco derrotas. Los peores números del Real Madrid en la última década. Sexto clasificado y la sensación que transmite de que lo peor esta temporada está por llegar.

Escalando posiciones sigue un Valencia que al séptimo intento en Liga, regaló un triunfo a su afición en Mestalla. El Rayo Vallecano ofreció el descaro que le caracteriza de inicio, repleto de ineficacia, y fue castigado por el olfato goleador de Santi Mina que firmó un doblete para, en una hora, dar el triunfo más tranquilo del curso a un equipo que va regresando a su zona natural. Noveno, ya a tres puntos de posiciones europeas tras dos victorias consecutivas. Gameiro puso el 3-0 y dejó a Míchel en la cuerda floja, empatado en el último puesto de la tabla con el Huesca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario