martes, 19 de abril de 2016

¿Qué sucede con el Barça?

“Es más una cuestión anímica que física”. “Es un problema de confianza, de ansiedad". No se ponen de acuerdo los expertos para comprender el momento actual del Barça, un equipo que tiembla cuando hace tres semanas tenía la Liga en el bolsillo y era favorito para alcanzar las semifinales de la Champions.

El desplome del Barcelona no ha sido progresivo, sino pomposo. En el equipo Azulgrana todo es a lo grande, las victorias y los descalabros, por eso a veces más que analizar los detalles de una crisis desde lo deportivo sería necesario que algún especialista psicoanalizara al elenco en procura de respuestas.

Pero éstas no se encuentran. El equipo basado en la brutal potencia de su tripleta de delanteros ha languidecido en el último mes y, a cinco partidos para el final de la temporada, ha perdido todo lo acumulado desde el inicio del torneo.

Y es que no hace tanto, en la jornada 30, cuando los azulgranas empataron con Villarreal (2-2), un partido que dominaban 0-2 en el descanso, su ventaja alcanzaba los nueve puntos al segundo clasificado, el Atlético de Madrid, y once sobre el Real Madrid.

Desde entonces, el equipo de Luis Enrique no ha sumado más. Ha perdido repetidamente frente al Real Madrid (1-2), Real Sociedad (1-0) y Valencia (1-2). Además, ha quedado fuera de la Champions tras caer por 2-0 en el Calderón y no poder aguantar el 2-1 que traía de la ida.

Cualquier otro equipo estaría fuera de la lucha por el campeonato, pero se da la circunstancia de que la ventaja acumulada por el Barça le permite tener una vida extra para llevarse la liga porque aún depende de sí mismo. Para ello, los de Luis Enrique no pueden fallar más. Luis Enrique no encuentra soluciones a la depresión de su equipo. El Barça no tiene puntería y los rivales, con muy poco, se llevan la victoria.

No hace mucho, ese tipo de escenarios era impensable y en la grada del Camp Nou ya se palpa el murmullo ante la posibilidad de que el Barça no gane una Liga que habrá perdido por su incomprensible desconexión.

El problema del Barça actual es que no sabe dónde se encuentra. Ha pasado de no perder durante 39 partidos y de venir de ganar un triplete, a no saber qué pasará en el siguiente partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario