domingo, 27 de marzo de 2016

El barcelonismo y el fútbol le dieron el adiós a Johan Cruyff


HOMENAJE. Los hinchas culés le rindieron pleitesía al astro holandés que revolucionó el fútbol.

El barcelonismo en particular, y el fútbol, en general, ha empezado a despedirse ayer de Johan Cruyf, cuya figura ha congregado a más de 15.000 seguidores en el Camp Nou en el espacio de condolencias habilitado por el club y que se mantendrá abierto hasta el próximo martes.

Culés de toda edad y condición, de aquí y de allá, conocidos y anónimos, todos quisieron rendir el último tributo a Cruyff, fallecido el pasado jueves en Barcelona a causa de un cáncer pulmonar que acabó con su vida a los 68 años. Puntualmente abrió las puertas el Camp Nou a las diez de la mañana y el goteo de asistentes fue continuo. En el vestíbulo de la tribuna superior, una imagen de Cruyff con un balón de cuero antiguo y una eterna sonrisa recibía a los seguidores. Rosas granas; un escudo del club con un crespón negro y una enorme inscripción: “Gràcies, Johan”, presidiéndolo todo. Abrazos, lágrimas y emocionadas despedidas individuales frente a la foto de Cruyff, el personaje más influyente de la historia del barcelonismo.

Notables del mundo del deporte y de la sociedad civil catalana, también de clubes de Primera como el Real Madrid, representado en la figura de su presidente Florentino Pérez, el Espanyol, en la figura de su técnico Constantin Galca, o el Valencia.

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, es quien ha inaugurado el espacio de condolencias. Le habrá quedado al dirigente azulgrana el sabor agridulce de no haber podido presentar en sociedad el acuerdo alcanzado por la Fundación Johan Cruyff, la Obra Social La Caixa y la Fundación del Club. “Cuando llegó como jugador fue un jugador moderno, inconformista, que revolucionó el mundo del fútbol, revolucionó el mundo del Barça tal y como era él y se expresaba en el campo, pero también como entrenador su legado es espectacular”, ha dicho Bartomeu.

Una de las notas más emotivas la puso Joan Laporta, amigo personal de Johan Cruyff y a quien tenía como consejero cuando fue presidente del club entre 2003 y 2010. Laporta se fundió en un abrazo con Bartomeu, con quien luchó en la última contienda electoral, y después definió a Cruyff como “un hombre genial”, alguien con “una personalidad excepcional, un personaje que revolucionó el fútbol con su manera de entender este deporte y la vida”.Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha considerado que Cruyff es “de esas personas que perduran eternamente”. El dirigente llegó al Camp Nou acompañado por el director de relaciones institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño, y de Amancio Amaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario