Busca lo que desees

domingo, 12 de junio de 2016

Iker Casillas quiere ser leyenda

El final de la gloriosa carrera de Iker Casillas con la selección española comienza a atisbarse. A falta de despejar la duda con su rendimiento de estar en el Mundial 2018, lo que es seguro es que Francia 2016 será su quinta y última Eurocopa, en la que tiene en su mano añadir récords que le encumbren como la mayor leyenda de la competición.

Si el seleccionador Vicente del Bosque da la titularidad a Iker o algún partido en Francia 2016, se convertirá en el primer futbolista en la historia del torneo que disputa cinco Eurocopas, con un nuevo récord a tiro, superar los 16 partidos que actualmente poseen el francés Lilian Thuram y el holandés Edwin Van der Sar como futbolistas con más partidos disputados en el certamen.

En la Eurocopa 2012, la segunda levantada al cielo por Casillas, el portero igualaba con cuatro torneos en su larga trayectoria en la Roja a los dos poseedores del récord de partidos (Thuram y Van der Sar) más el alemán Lothar Matthaus, el danés Peter Schmeichel, el italiano Alessandro Del Piero y Olof Mellberg.

Todos ellos figuran entre las leyendas, al disputar cuatro fases finales de la Eurocopa, un evento que cumple su decimoquinta edición.

Matthaus, campeón con Alemania en 1980 y el más veterano en jugar un partido en este torneo, estuvo en las de 1980, 1984, 1988 y 2000, y Schmeichel, que levantó el título en 1992, disputó también las de 1988, 1996 y 2000. Casillas ya es el único que lo ha conquistado dos veces en cuatro fases finales.

Será la primera como jugador del Oporto, las anteriores las jugó con el Real Madrid, equipo con el que consolidó su carrera deportiva.

Con pasado indiscutible

En 2008, año en que España asombró al mundo y conquistó su segundo título de la Eurocopa, 44 años después del primero de 1964, Iker fue decisivo en el triunfo de la Roja.

Disputó los seis encuentros de la fase final en Austria y Viena y fue el héroe ante Italia, cambiando el rumbo de la historia de la selección española en los fatídicos cuartos de final, cuando en la tanda final de penales paró dos lanzamientos y lanzó a España a semifinales.

En su cuarta Euro, la del 2012, Iker fue indiscutible aunque España necesitó menos de él.

1 comentario: