sábado, 25 de enero de 2014

El Barcelona descarga su furia en contra del Madrid

Barcelona por estos días está en el ojo de la tormenta. Sandro Rosell, su cuestionado presidente, dimitió a raíz de la supuesta ilegal contratación de Neymar. La dirigencia culé culpó del escándalo al Real Madrid, que por despecho de no contar con el brasileño denunció supuestas irregularidades en su contratación.

La historia universal está llena de escándalos etiquetados con el apócope de ‘gate’, que en inglés significa puerta. En Estados Unidos, el Watergate salpicó la presidencia de Richard Nixon y el Irangate a Ronald Reagan. En el deporte, el ‘Neymargate’ se cobró la cabeza de Rosell.

Según los catalanes el fichaje de Neymar se convirtió en una cuestión de estado para Florentino Pérez, al que le sentó tan mal que acabara en el Camp Nou que se gastó lo que tenía previsto para el paulista en Bale, su cortina de humo.

Los blancos manejaban cifras astronómicas. Estaban dispuestos a aumentar la oferta de $us 78,09 en $us 65,64 millones. En total, 143,73 ‘kilos’ divididos en tres conceptos diferentes: 82,06 millones para la empresa NRSports, presidida por el padre de Neymar, que hubiera ingresado $us 20,51 millones durante cuatro años (2013, 2014, 2015 y 2016), $us 34,19 millones para el Barça, la cantidad que debía pagar Neymar al club blaugrana si rompía el precontrato, y $us 27,35 millones más para el Santos, $us 13,68 para el club y $us 13,68 para la empresa DIS.

El descargo
Barza reconoce que el traspaso oficial fue de $us 78,09 millones, 39,80 en diferentes partidas anexas y $us 60,17 millones de salario ($us 12,03 millones por cada una de las cinco temporadas que firmó. La denuncia dice que costó $us 130 millones

OTROS DATOS

Josep María Bartomeu da la cara, pero...

El sucesor de Rosell compareció ante la prensa y anunció su firme posición de comandar el barco, aún a riesgo de ser enjuiciado.

El nuevo mandamás visitó el Camp Nou, se reunió con la plantilla de jugadores y garantizó la estabilidad del club catalán durante su gestión.

Real Madrid ofertó al brasileño una vida de lujo y comodidades reservadas solamente para la imaginación. Neymar las rechazó.

Carlo Ancelotti, técnico del Madrid, al ser consultado por los efectos que tendrá está coyuntura en el Barcelona, se limitó a hablar del Bernabéu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario