martes, 30 de mayo de 2017

Como Sacchi: Zidane quiere ser leyenda

Zinedine Zidane ya entró en la historia del fútbol como jugador. Una victoria de su Real Madrid en Cardiff el sábado, frente a la Juventus de Turín, le haría entrar en el panteón de los entrenadores que han logrado la Liga de Campeones dos años consecutivos.

Nadie ha conseguido imponerse dos años seguidos en Liga de Campeones desde Arrigo Sacchi con el Milan en 1989 y 1990, es decir, antes de que la ley Bosman llegara en 1995 abriendo el mercado de traspasos y permitiendo a las superpotencias europeas armarse a golpe de millones para la conquista de la competición continental.

La hazaña llegaría de un hombre que ya está en el firmamento de estrellas como jugador junto a Pelé, Maradona, Cruyff, entre otros, tanto por su palmarés (Mundial, Eurocopa, Liga de
Campeones), como por sus proezas técnicas con el balón en el pie. En el banquillo, Zidane tiene ahora la ocasión de inscribir su nombre al lado de los más grandes entrenadores de la historia, comenzando por el mítico entrenador del AC Milan, Arrigo Sacchi, en caso de victoria frente a su antiguo club de la Juventus. Su "reconversión” es ya un éxito incontestable.

En menos de 18 meses, ya se ha convertido en el segundo entrenador francés de la historia en lograr clasificarse para dos finales de Champions consecutivas, tras el franco-argentino Helenio Herrera (1964, 1965).

Sobre todo desde que tomó las riendas del primer equipo del Real Madrid en enero de 2016, Zidane ya ha ganado todos los trofeos importantes posibles: Liga de Campeones 2016,
Supercopa de Europa 2016, Mundial de Clubes 2016, Liga española 2017, trofeo que el equipo blanco perseguía desde hace cinco años. La temporada próxima buscará la Supercopa de España y la Copa del Rey, los únicos títulos que le faltan por conquistar dentro del club. Pero ahora, no sólo puede conservar la Champions, sino también conseguir un doblete Copa de Europa-Liga española en la misma temporada, por primera vez desde 1958.

Aunque no es un teórico del juego, habitado por ideas tácticas revolucionarias, contrariamente a Sacchi, Johan Cruyff o su contemporáneo Pep Guardiola, Zidane es un entrenador apegado al juego bonito y a la posesión del balón. Pero para ganar, su método se aproxima a la filosofía de Carlo Ancelotti, su antiguo mentor, convertido esta temporada en el primer entrenador en ganar cuatro de los cinco grandes campeonatos: una buena gestión de su plantilla en todos los aspectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario