miércoles, 5 de agosto de 2015

El Real Madrid gana a un Club Tottenham inofensivo por 2 a 0



El Real Madrid jugará la final de la Audi Cup tras vencer a un Tottenham del que se esperaba muchos más pero que exigió lo mínimo a un conjunto blanco que con James e Isco fue mucho mejor.

Con estos dos jugadores, su movilidad, su calidad, el Real Madrid fue superior a un equipo inglés que demostró una alarmante falta de ambición y de fútbol a cuatro días de comenzar la Premier. Los de Benítez, por su parte, no echaron de menos a los lesionados Cristiano y Benzema que fueron sustituidos por Isco y un Jesé que sigue recuperando poco a poco su mejor versión. El que sigue sin aparecer y muy perdido en la mediapunta es Gareth Bale. Aunque Benítez insista en colocarlo ahí, viendo lo que está haciendo en la pretemporada, quizás debería cambiar de idea porque Bale no aporta nada al equipo, a pesar del gol que marcó, un oasis en medio del desierto del galés.
El Madrid, con Modric y Kroos al mando, no tardó mucho en comenzar a mandar en el partido. Aunque fue el Tottenham el primero en acercarse con peligro al área de Casilla, lo cierto es que los blancos desarbolaron la estrategia de Pochettino presionando muy arriba, lo que desconcertó a los centrales del Tottenham.
Ese 1-0 provocó que el Madrid ya dominara por completo el partido hasta el descanso. La segunda parte tuvo menos ritmo que la primera provocado, entre otras cosas, por los numerosos cambios en ambos equipos. Una segunda mitad en la que se vio más al Tottenham, mientras el Madrid, sin James ni Kroos, perdió el control del ritmo del juego.
Los minutos iban pasando con el Tottenham teniendo el balón y el Real Madrid buscando la sentencia a la contra. Había más sensación de peligro que ocasiones claras de gol, mientras Benítez seguía con su plan de dar minutos a todos, sus rotaciones a las que habrá que acostumbrarse esta temporada porque es una de sus señas de identidad. El encuentro transcurría con más tedio que otra cosa hasta que Benítez decidió alegrarlo –a su manera eso sí porque quitó a Isco– dando entrada a Marco Asensio que debutó con el Madrid.
Sin embargo, para sorpresa de muchos, el que alegró la tarde para los madridistas fue Bale al marcar el 2-0 en el minuto 78 en un disparo desde fuera del área que entró en la meta del Tottenham con la inestimable colaboración del meta Vorm. Su primer tanto en los cinco partidos de la pretemporada blanca que no salva su flojo papel en ese quinteto de encuentros de los que Bale no se ha perdido ninguno.
Ese 2-0 ya cerró el partido y Benítez le dio minutos a Borja Mayoral, otra de las perlas del Madrid que debutó con el primer equipo. Una anécdota final para un partido que no fue nada complicado para el Real Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario