martes, 16 de enero de 2018

Barcelona y Valverde, una mitad de temporada de fantasía

El Barça ha cerrado una primera vuelta de fantasía en el curso que ha debutado Ernesto Valverde en el banquillo de los azulgranas, a los que ha sacado un gran jugo del potencial futbolístico que tienen sus jugadores, habiendo ganado 16 de los 19 partidos de Liga y llegando a estar invicto en todas las competiciones durante 29 encuentros seguidos.

El Barcelona concluye la primera ronda de la Liga líder e invicto (51 puntos), con una tarjeta en la que solo constan 16 victorias y tres partidos empatados (Atlético de Madrid, 0-0, y Valencia, 1-1, a domicilio, y el Celta, 2-2, en el Camp Nou).

El arranque de Valverde con el Barça ha sido casi perfecto, aunque ha quedado por debajo de los números que mostró en la temporada 2012-13 el Barcelona de Tito Vilanova, que llegó al ecuador del torneo habiéndolo ganado todo, a excepción de un empate que firmó en el Camp Nou, en el clásico frente al Real Madrid (2-2), obteniendo un 55 de 57 puntos posibles.

Aquel año el Barcelona se llevó la Liga, y este curso la tiene bien encarrilada, con el Atlético de Madrid a nueve puntos por detrás, once el Valencia, y un lejano cuarto Real Madrid, al que le queda un partido pendiente (Leganés), y que se encuentra a 19 puntos.

El periplo de Valverde tuvo sus luces y sombras en verano, tras comenzarlo de forma exquisita en los amistosos, pero en el primer torneo oficial, la Supercopa de España, acabó estrellado en los dos partidos contra el Real Madrid, desatando las dos derrotas toda clase de dudas acerca de si el Barcelona estaría a la altura de un rival que venía de hacer un doblete el curso anterior (Liga y Liga de Campeones).

La reacción de los de Valverde no ha dejado ninguna duda desde entonces, del valor del fútbol que aún atesoran los barcelonistas y de su hambre de títulos. La ausencia de Neymar (fichado por el París Saint Germain) y el poco recorrido de Ousmane Dembélé (se lesionó de gravedad el 16 de septiembre) no erosionó el juego de ataque de un Barça que si bien ha dejado de confiar en un de sus tesoros (Gerard Deulofeu), ha recuperado el potencial ofensivo, personificado en Lionel Messi.

El argentino, como es habitual en su ya dilatada carrera en el primer equipo, desde la temporada 2004-05 (401 partidos y 366 goles), ha seguido siendo el pilar donde se han aguantado sus compañeros, y en ausencia de Neymar y de los goles de un Luis Suárez que ha estado semanas sin ver puerta, Messi ha sido el futbolista que ha seguido sacando las castañas del fuego cuando las cosas no le han ido bien a los culés.

Con 17 goles, Messi vuelve a posicionarse como pichichi de la Liga, seguido de su compañero Luis Suárez, con 13, gracias a los dos últimos, marcados anoche en Anoeta, donde el Barcelona, después de once años, volvió a salir ganador (2-4) de un campo que se le había cruzado en los últimos cursos.

Uno de los jugadores que ha hecho de puente goleador en los malos momentos de Luis Suárez ha sido el brasileño Paulinho, quien a falta de adaptación al fútbol azulgrana lo ha acabado supliendo con goles, tantos como ocho, codeándose con los diferentes arietes de otros equipos.

En el centro del campo la mejor noticia hasta esta media Liga es el retorno del mejor Andrés Iniesta. Valverde ha sabido darle los minutos que el manchego reclama y, con descansos y sustituciones, Iniesta ha regresado como el jugador imprescindible que siempre ha sido, sin que haya desaparecido por alguna lesión importante.

También en la medular, el Barcelona arrancará la segunda vuelta con un nuevo inquilino, el brasileño Philippe Coutinho quien, cuando supere una lesión muscular, pujará por entrar en el once, una idea en la que también trabajará el central colombiano Yerri Mina, segundo fichaje de los barcelonistas en esta ventana de contrataciones de invierno.

Así, al buen hacer de Valverde con su nuevo equipo, ofreciendo una consistencia defensiva como hacía años que no mostraba (ha encajado nueve goles en 19 jornadas, y en solo dos ocasiones dos tantos: Celta, 2-2, y Real Sociedad, 2-4), al Barcelona se le presenta la otra mitad del curso con un equipo reforzado y como uno de los máximos favoritos en todas las competiciones, especialmente en la Liga, en la que depende de su suerte para hacerse con su vigésimo quinto trofeo liguero.

Además, el Barça de Valverde llega a los 29 partidos seguidos sin perder, habiendo superado ya al Barça de Josep Guardiola (28) y teniendo al de Luis Enrique (39) como objetivo. El primer compromiso para seguir esta racha lo tendrá el equipo azulgrana en el derbi contra el Espanyol el miércoles, en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario