sábado, 27 de mayo de 2017

Real Madrid busca ser el rey “moderno”

Los años 50 convirtieron al Real Madrid en el rey del Viejo Continente. Acababa de nacer la Copa de Europa y el club entonces presidido por Santiago Bernabéu encadenó los cinco primeros títulos. Una gesta que, 60 años después, nadie ha podido igualar. Aquella manita de títulos fue seguida por la Sexta, la del Madrid ye-yé, en el 66, con Paco Gento como nexo de unión con el equipo de Alfredo di Stéfano. El Madrid refrendaba su dominio y ni el auge posterior de equipos que extendieron épocas de mandato (Bayern y Ajax sumaron tres títulos consecutivos cada uno) hicieron peligrar su reinado de entorchados en blanco y negro. Con ese matiz peyorativo, el de las Copas en blanco y negro, se referían los críticos cuando, temporada tras temporada, pasó una travesía de 32 años en los que el conjunto de Chamartín no acarició la orejona. De hecho, en 1994, el Milan llegó a acariciar el reinado madridista en Europa al colocarse con cinco copas, a una sola del Real Madrid. El equipo que había gobernado más allá de los Pirineos desde el 56 estaba más amenazado que nunca por el citado Milan, con cinco, y el Liverpool y el Ajax, con cuatro Copas de Europa cada uno.

Llegaron los años 90. Llegó el color. Llegó el nuevo formato del torneo, ahora ya bajo la denominación Champions League. Y regresó la grandeza continental del Real Madrid. Así empezó a cambiar la historia reciente, la del color y las pantallas de plasma, en 1998. Amsterdam Arena. Enfrente la grandiosa Juventus, liderada por un Zinedine Zidane que gobernaba la medular de un equipo que llegaba como gran favorito. El Madrid, aquel 20 de mayo, comenzó a escribir su historia en la moderna Champions, denominación que había adoptado el torneo en 1993.Llegó el gol de Pedja Mijatovic y, tras él, la Octava ante el Valencia en 2000 y la Novena, dos años después, ante el Bayer Leverkusen. El gol, aquella inolvidable volea rescatada del cielo de Glasgow, llevó la firma del mismo Zizou que sufrió el renacer del mito blanco en Copa de Europa cuatro años antes. Y que, ya de corbata, ganó la Undécima y peleará por la Duodécima dentro de apenas ocho días. Las tres primeras Champions en cuatro añ s y una carrera con otros grandes transatlánticos por ser también el rey de Europa en la era moderna. Una carrera en la que está inmerso el Barcelona, que primero con Johan Cruyff en el banquillo y más tarde con Leo Messi en el césped ha llegado a cinco títulos. Una carrera en la que, pese a su mal momento actual, ha estado siempre el Milan. Lo hizo en la época de Arrigo Sacchi con los holandeses, Baresi, Maldini y compañía, claves para convertirse en el último equipo en ganar dos Copas de Europa seguidas (89 y 90). Los italianos, al igual que los azulgranas, suman cinco entorchados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario