jueves, 3 de noviembre de 2016

El Real Madrid no supo ganar al Legia

Malentendió el Real Madrid que un partido sin alma, a puerta cerrada y frente a un rival desahuciado, merecía respeto. Con la tensión y la alineación descompensadas perdió dos puntos en Varsovia (ante el Legia, con el que empató 3-3), hecho que complica su clasificación y su credibilidad. Fue un empate absurdo, castigo a la frivolidad del once de Zidane.

A los 57 segundos parecía el Legia listo de papeles. Una volea tremenda de Bale acabó en la escuadra de Malarz. Y con ese gol se abanicó el Madrid, al que no hizo más ofensiva la montonera de atacantes llamados a filas, con Bale y Morata en las bandas y Benzema y Cristiano en punta. En realidad, el derroche ofensivo no le sacó brilló a la fachada, porque a Morata, al que se le sigue dando el trato de becario ilustrado, le faltó espacio y porque de la BBC sólo Bale está en máximos.

El partido dejó también el aviso de que sin Modric nadie maneja el libro de estilo y de que sin Casemiro nadie se ocupa del alcantarillado. En el tanto de Odidja-Ofoe, respuesta al 0-2 de Benzema, Kovacic se desentendió escandalosamente. Al primer recorte abandonó la persecución, dejación de funciones que tuvo penalización. Tampoco tranquilizó el regreso de Coentrao, silencioso en ataque y desorientado atrás. Le salvó del penalti la mala vista del árbitro en un derribo a Radovic (que teatralizó en exceso), pero se tragó sin masticar el amago del serbio. A la incontinencia le siguió la imprudencia de mandarle al suelo.

El empate de Radovic, que dejó muy mal a Keylor, hizo caer al Madrid en la cuenta de que aquello no era un amistoso. Entró Lucas Vázquez, un reactivo natural, un extremo, que nunca está de más. Y el Legia hizo dos penaltis (uno por mano y otro por empujón a Cristiano) que también se saltó Kralovec antes de que Zidane metiese a Asensio por Coentrao, aumentando las restricciones defensivas. El efecto fue que se vio por detrás en el marcador, en el tercer tiro lejano que superó a Keylor. Kovacic firmó el mal menor y Lucas Vázquez tuvo el 3-4, pero el Madrid perdió el liderato y se puso en evidencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario